Depuración de aguas residuales urbanas e industriales

El tratamiento de aguas residuales consiste en eliminar o reducir los contaminantes físicos, químicos y biológicos del agua hasta alcanzar las características de calidad exigidos. El proceso se lleva a cabo en una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) también conocidas como Planta de Tratamiento de Aguas residuales (PTAR). A lo largo de los más de 35 años de experiencia de nuestra empresa, hemos trabajado con el más amplio abanico de posibilidades, lo que nos permite asesorar y dimensionar correctamente la instalación, teniendo en cuenta las caracteristicas de las aguas a tratar y la casuística que las rodea.

BIOFILT®

Los altos rendimientos, junto con los bajos costes energéticos y el sencillo mantenimiento, hacen de los filtros percoladores, la solución idónea para el tratamiento de muchos tipos de vertidos industriales, incluso con alta contaminación orgánica, como por ejemplo: industrias lácteas, vinícolas, mataderos, confiterías,…

La alta superficie específica de relleno ordenado BIOFILT®, 240m2/m³, así como su alta consistencia, permite altas reducciones de DBO5 en bajos volúmenes de filtración y garantiza altos rendimientos. Gracias a la inatascabilidad del relleno, se consigue, en todo momento, una correcta circulación del aire.

Las plantas pueden programarse para distintos ritmos de los procesos productivos de las industrias, o para el uso estacional en urbanizaciones y municipios de segunda residencia.

La línea es apropiada para el tratamiento de las aguas residuales urbanas e industriales, obteniéndose calidades de los efluentes acordes con las exigencias sobre vertidos fijadas por la normativa de la U.E.

 

FILTERDISC

VITAQUA ha desarrollado un sistema de plantas compactas para la depuración de aguas residuales urbanas que incorpora el tratamiento biológico con biodisco FILTERDISC.

El tratamiento FILTERDISC consigue una reducción de un 93% de DBO5 al finalizar las distintas etapas.

La principal ventaja del sistema FILTERDISC es su bajísimo coste energético, en comparación con un sistema de aireación prolongada convencional.

El sistema de biodiscos FILTERDISC consume una quinta parte de energía gracias a que únicamente funciona con un motor de baja potencia.

Esta optimización energética, sumada a la baja producción de lodos del sistema, y al ínfimo número de recambios o material fungible necesario, hace que sus costes de explotación y mantenimiento sean los más competitivos junto con los lechos de contacto de alta superficie BIOFILT® .

Ventajas sobre sistemas de aireación prolongada:
Reducción de costes de explotación y mantenimiento
 Reducción de ruidos y olores
 Mínimo impacto visual
 Posibilidad de desnitrificación
 Facilidad para ampliaciones futuras

 

AIREACIÓN PROLONGADA

El tratamiento biológico de las aguas por fangos activados y dentro de éste, el de aireación prolongada, también denominado de oxidación total, es el procedimiento habitualmente empleado cuando es necesario obtener un alto rendimiento en la reducción de DBO5.

La línea de aireación prolongada se caracteriza por su alto rendimiento de depuración con obtención de fangos mineralizados, un bajo coste de instalación y un sencillo mantenimiento en una reducida superficie de ocupación, con ausencia de malos olores.

La Línea PM se compone de elementos de hormigón prefabricado, garantizando una larga durabilidad a la construcción. Por otro lado, ello permite alcanzar profundidades de 4 m en la aireación y en la decantación, mejorando sustancialmente los rendimientos de la planta.

La modularidad de la planta permite fáciles ampliaciones, y mejoras en el proceso; tales como tratamientos terciarios y reducción de nutrientes. Las depuradoras de la Línea PM, pueden integrarse con facilidad en el paisaje, minimizando el impacto ambiental y visual.

SBR

El sistema SBR (Sequential Batch Reactor), un tratamiento biológico de las aguas por fangos activados, es también un procedimiento habitualmente empleado cuando es necesario obtener un alto rendimiento en la depuración de las aguas, realizándose también una desnitrificación natural de éstas.

Tras un sistema de pretratamiento adecuado, las aguas son tratadas en un único recinto, diseñado y producido en hormigón armado o en PRFV.

El reactor se caracteriza por un funcionamiento basado en una serie de secuencias del tratamiento repetidas a lo largo del tiempo. Estas fases son las de llenado, reacción biológica, decantación, vaciado y purga de fangos. Gracias a este funcionamiento cíclico, el sistema goza de una gran flexibilidad que le permite adaptarse a distintas modalidades de tratamiento y posibles variaciones de exigencias de depuración.

MBR 

El biorreactor de membranas se puede instalar con los módulos de membranas sumergidas en el mismo reactor biológico para instalaciones reducidas, o en depósitos individuales para estaciones de mayor tamaño.

Los bloques de membranas por sus características modulares permiten fáciles ampliaciones.


La aireación es optimizada mediante un flujo continuo ascendente de burbujas, produciendo un efecto de limpieza en las placas filtrantes. A su vez, asegura un contenido de oxígeno en el fango activo del MBR.


Este eficiente método de autolimpieza reduce al mínimo la necesidad de limpiezas químicas.
Por otro lado, el diseño de las placas y de las membranas permite la instalación de un sistema de limpieza a contracorriente con la finalidad de alargar la vida útil de las mismas y mantener los rendimientos constantes.


Se consiguen altos rendimientos de depuración incluso hasta niveles de reutilización.

IFAS

La utilización de la tecnología de lecho sumergido en el tratamiento biológico de aguas residuales presenta una serie de ventajas, como son la mayor concentración de biomasa en el reactor biológico, la mejor resistencia a
puntas de contaminación y la mejora en la posterior decantabilidad del fango.

Frente a los lechos sumergidos móviles, existe la ventaja de posibilitar la extracción del lecho con un simple izado y limpieza del mismo.

Se tiene una gran flexibilidad en el proceso de tratamiento y se proporciona un alto grado de depuración, resistiendo, con óptimos rendimientos, posibles puntas hidráulicas o de carga contaminante.

Ampliaciones sencillas – no hace falta ampliar el volumen del reactor.
Combinación ventajas a.p. y lechos de contacto
Al ser fijo – buena distribución del aire el reactor y eficiencia energética de los soplantes

PROCESOS FÍSICO-QUÍMICOS

Los procesos Físico-Químicos, son especialmente indicados para el tratamiento de aguas residuales que no son biodegradables.

También pueden utilizarse en el tratamiento parcial de aguas orgánicamente degradables. Puede ser interesante su uso como primera fase o tratamiento primario de procesos biológicos subsecuentes.

El proceso consiste principalmente en la adición de coagulantes y floculantes a las aguas a tratar, con una neutralización si fuese necesaria para proceder, a continuación, a la precipitación o flotación de las partículas sedimentables o flotables, según el caso.

Se precisa, necesariamente, la implantación de un sistema de deshidratación de fangos. En general, los procesos concretos para cada tipo de aguas, exigen distintos tipos de aditivos y diferentes dosificaciones de los mismos.

DESHIDRATACIÓN DE FANGOS

La extracción de fangos en cualquier planta depuradora, se hace imprescindible para garantizar la no salida de régimen del proceso en periodos concretos.

Extracciones de fangos mediante cubas autoaspirantes con traslados a plantas depuradoras de mayor envergadura resultan, hoy en día, antieconómicas por los costos de transporte y los propios cánones de vertido. De otra parte, la baja concentración de sólidos que para el trasvase exige la cuba, obliga a movimientos de agua del orden del 97%, valor éste que exige la evacuación de grandes volúmenes, comparados con lo realmente retenidos en la propia depuradora.

En función del tipo de fango y el volumen de producción de la estación se utilizan distintas tecnologías; desde el sistemas de extracción mediante sacos filtrantes VIT para bajas producciones, hasta sistemas de mayor rendimiento de sequedad como centrífugas o filtros prensa.

TRATAMIENTOS
TERCIARIOS

Los tratamientos terciarios nos permiten aumentar la calidad del efluente e incluso reutilizar las aguas para riego.

El proceso consiste principalmente en la filtración de las aguas residuales tratadas y desinfección de las mismas.

Para la filtración existen distintas posibilidades, en función a la tipología del filtro y al material de filtrado y a la granulometría del mismo. En función del volumen del agua a tratar y las características de cada caso, VITAQUA aconseja a sus clientes la solución más idónea.

Las principales tecnologías para la desinfección incluyen el ozono, la cloración o los rayos UV. Como en el caso de la filtración se diseña y se propone la solución más eficiente.